En España las subidas de precios, de ventas y de la concesión de hipotecas se moderan

En 2014 el mercado de la vivienda inició su recuperación tras la profunda crisis que lo azotó desde mediados de 2007. En este proceso de normalización, que se prevé largo, 2016 ha resultado interesante en tanto que ha sentado algunas de las bases sobre las que evolucionará el sector inmobiliario los próximos años.

En primer lugar, podría definirse el presente ejercicio como el de la estabilización tras el abrupto rebote que, entre finales de 2015 y principios de 2016, experimentaron los precios, las compraventas, la firma de hipotecas y el inicio de nuevas promociones, principales variables que miden la salud del mercado residencial. Este fuerte repunte llegó a encender las alarmas de quienes ya temían la sombra de una nueva burbuja.

Lo cierto es que desde mediados de año los datos se han ido atemperando, dando la razón a quienes veían en esa escalada el habitual efecto rebote que suele suceder a una crisis prolongada. En cualquier caso los expertos advierten de que conviene recordar desde qué nivel se ha iniciado la recuperación para entender lo lejos que queda aún la normalización de este mercado.

En este sentido, el dato más significativo tal vez sea el de construcción de nuevas viviendas. Pese al crecimiento del más del 30% que ha experimentado la concesión de visados de obra nueva que recoge el Ministerio de Fomento, el año terminará con menos de 65.000 viviendas iniciadas, muy por debajo de las 150.000 que, según la mayoría de expertos, necesitaría un país como España.

 

Otra de las características del año ha sido la constatación de que la recuperación del mercado se está produciendo a muy distintas velocidades, con un ritmo que viene marcado por la pujanza de la actividad económica y del empleo en las diferentes ciudades del país. Así, a lo largo de 2016 se ha visto cómo la actividad inmobiliaria se ha polarizado con fuerza en torno a Madrid y Barcelona, plazas donde despuntó el nuevo ciclo, y en cierta medida en algunos enclaves de vivienda turística de la Costa del Sol malagueña, la Costa Blanca alicantina y las Islas Baleares.

Para entender bien lo que ha significado el presente ejercicio en el proceso de recuperación del mercado también resulta interesante analizar algunos de los condicionantes que están actuando por el lado de la demanda y que distorsiona en buena medida la sensación de que las cosas pueden ir mejor de lo que realmente van.

En esta línea, conviene recordar que el mercado sigue movido mayoritariamente por compradores de vivienda de reposición, es decir, aquellos que ya tienen una casa en propiedad y la venden para adquirir una con mejores prestaciones. Se trata de un perfil de demandante de 35 años en adelante, con solvencia económica y con capacidad de acceso al crédito. Pese a la paulatina vuelta de la financiación bancaria a particulares, por lo general los jóvenes siguen sin tener acceso a una hipoteca que les permita comprar casa.

 

 

[por El Mundo]

 

Atras Archivo

  • Feed RSS
  • Twitter
  • Facebook
  • LinkedIn
  1. Preferencias

    Para un mejor uso de la web de Realigro, configurar las preferencias de idioma, moneda, metros cuadrados o pies cuadrados

    Configura ahora No mostrar de nuevo
BB